LA CAPACIDAD DE DECISIÓN DE NUESTROS POLÍTICOS

              Una cuestión de la que creo que debemos ser todos conscientes es de los condicionantes externos que, en el conjunto de la sociedad, pero también en nuestro sector, tienen nuestros políticos  a la hora de conducir las cosas a lo que ellos consideren mejor para el bien común, que no es sino, básicamente,  el del conjunto de los ciudadanos que les eligen.

                En un artículo que he leído hoy en El País de Joaquín Estefanía destaca que “en la globalización, los políticos tienen menos capacidad para influir en el bienestar”.  Completamente de acuerdo. Quedan atrás esos días en que quienes tomaban  decisiones en el poder ejecutivo, a cualquier rango, lo hacían de acuerdo con parámetros que ellos dominaban y controlaban. No me extiendo en esto, pues a la vista están todas las decisiones que se han tomado en el último año por imposición de otros, sean el FMI, los “mercados”, o el sursum corda.

                Nosotros,  en nuestro sector, además de todo lo anterior, pues la globalización aquí es de mayor calado, hemos creado nuestro particular “poder” en los organismos reguladores nacionales, que condicionan el conjunto y hace inviables decisiones que el bien común hubiera necesitado.

La pregunta es si los niveles políticos ejecutivos en nuestros países tienen la suficiente capacidad para llevar las cosas a lo que ellos puedan creer que más beneficia al conjunto de la sociedad. La respuesta es no.

A la vista está: tras seis años como Secretario de Estado de Telecomunicaciones, Paco Ros nos dejó sin poder hacer lo que él hubiera querido, dejar el sector en mejores condiciones, y tratando de hacerles ver  a sus homólogos en los demás países de la UE  que este no era el mejor camino para beneficiar a nuestras telecomunicaciones y a la sociedad.  El parón inversor que sufrimos y el lamentable estado de los operadores europeos  (por ahora con Telefónica salvándose), que viene de antes de la crisis actual, no es algo que a nuestros políticos dedicados a las telecomunicaciones les guste. Podríamos estar mucho, pero que mucho, mejor, de haberse hecho las cosas de otra manera.  Pero no estaba lo suficiente en sus manos,  sino sobre todo en las de los reguladores.

A los organismos reguladores les preocupa el usuario, y nada más. Están para eso.  Los políticos están para atender el bienestar de los ciudadanos. Aunque sea verdad que  muchos de estos ciudadanos sean,  además, usuarios de las telecomunicaciones. Pero las decisiones de aquellos, los reguladores,  impiden el trabajo de estos, y,  por resolver un problema parcial del ciudadano, el precio de los servicios, desatendemos otros de mucha mayor importancia, como impulsar la innovación, o fomentar la industria y el empleo.

Creo que no está en las manos de ningún político, por muy bueno que sea, como era el caso de Paco Ros, y es el de su sucesor, Bernardo Lorenzo, la puesta en marcha de estrategias de impulso a un sector condicionado por unas reglas cambiantes que solo persiguen que los precios caigan. ¿Qué político puede planificar actuaciones para retener a empresas que no tienen claro en escenario en que deben desarrollar su negocio? ¿Y para que inviertan lo que deben y se necesita? ¿Qué políticos pueden poner en marcha medidas para atraer a nuevos inversores que arriesguen en un sector en el que la obsesión por bajar precios condiciona los beneficios del riesgo adquirido?.  ¿Tiene mucho que ver la defensa de la competencia con una imposición sobre los precios del calibre de la que llevamos disfrutando desde hace 12 años?.

Dos pinceladas para demostrar lo anterior.

El avance de la administración electrónica en el seno de la propia Administración depende solo de la voluntad política y de la valía de quienes están ahí para gobernar.  La ONU ha premiado a España por sus avances en administración electrónica, en lo que ocupamos, como país, uno de los primeros lugares a nivel mundial.  Otra cosa es que el ciudadano esté participando, algo que tenemos que resolver y con urgencia.  Pero, como estaba solo en las manos de nuestros políticos, y solo de ellos y teníamos, y tenemos, un buen equipo en nuestra SETSI,  hemos avanzado con claridad en la adecuación de la propia Administración para lo que se nos depara el futuro.

 Y algo parecido ha sucedido con el cambio a la televisión digital,  con un buen trabajo que ha permitido llevar las cosas a buen puerto y que tengamos una industria puntera y competitiva a nivel mundial.

Mi opinión, una vez más, es que deberíamos reflexionar sobre donde deberíamos estar y dónde estamos, sobre los motivos del fracaso del modelo, sobre el pobre empleo que tenemos en un sector que no estaba llamado a tenerlo, y sobre el vacío industrial que tenemos alrededor de los operadores. Y pedir que se relajen las normas regulatorias a solo las propias de la defensa de la libre competencia, como sucede en cualquier otro sector.

Acerca de egbueno
Aunque no todo el mundo es consciente, nuestro sector, el de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, ha sufrido un auténtico descalabro en la última quincena de años, con graves consecuencias para todos. Con una irreparable caída del empleo, especialmente el de calidad, una desaparición de la industria, que se nos ha ido a otras latitudes, y una innovación inexistente, el panorama no puede ser más preocupante. Con más de treinta años trabajando en este sector, en algunas ocasiones en puestos de cierta responsabilidad, este servidor también ha sido, guste o no, y en buena parte, uno de los responsables. Asistimos además, y en términos generales, a una degradación de nuestra sociedad, con el triunfo del capitalismo más ramplón, y, en consecuencia, unas diferencias sociales cada vez mas insostenibles, de lo que somos todos responsables. Intento tratar en este blog tres cosas: -Comunicar, con este blog, mi visón crítica y ordenada de dónde estamos, qué ha sucedido y qué sucede en el sector de las TIC, y dar mi versión objetiva y, espero, formada, de la realidad. -Reflexionar sobre la deriva de nuestra sociedad hacia un modelo socialmente insostenible, que ahonda las diferencias entre unos y otros hasta límites que los que ahora sobrepasamos los sesenta nunca creímos que se llegara. -Informar sobre lo que se cuece en el Comité sobre la SI del IIE que presido, con el objetivo de que, quien me siga, pueda participar. Ingeniero de Telecomunicación, ahora presido el Comité de Sociedad de la Información del Instituto de Ingenieros de España. Fue, además, un placer y un orgullo haber pasado antes por Ceselsa e Indra como Director de Relaciones Institucionales, por ANIEL, ahora AMETIC, como Vicepresidente, por la Agencia EFE como Director Gerente, por el COIT como Decano-Presidente, por la AEIT como Presidente y por la ANECA como miembro de su Consejo Asesor.

6 Responses to LA CAPACIDAD DE DECISIÓN DE NUESTROS POLÍTICOS

  1. adomon dice:

    Alegre de leerte de nuevo y deseando que esa pequeña lesión se haya solucionado🙂

    La frase que citas “en la globalización, los políticos tienen menos capacidad para influir en el bienestar” me recuerda una estupenda conferencia de Jordi Sevilla convocada con el título “¿Cómo acometemos la necesaria reforma de la Administración Pública?” a la que he tenido ocasión de acudir el 19 de Octubre en el V Encuentro Economía y Sociedad.

    Como no hay vídeo de la conferencia de Jordi Sevilla he publicado mis anotaciones en http://adomon.posterous.com/31010061
    Afirmó que Es cierto que una parte importante de los problemas que vivimos está fuera del alcance de los Estados-nación. Es cierto que hace falta una gobernanza global. Pero el hecho de que exista esa limitación no puede condicionarnos para hacer cosas que son necesarias.

    • Ramiro Cortés dice:

      Estoy completamente de acuerdo con esa idea, máxime porque el que exista una gobernanza global también depende de acuerdos entre los mismos. No es un ente extraterrestre el que tenga que definirla e implantarla.

  2. Ramiro Cortés dice:

    Enrique, no puede ser que unos sean muy buenos (p) y otros muy malos (r). Cada uno tiene ámbito, es una circunstancia que también se dá en otros sectores y no creo que por eso estén bloqueados.

    No entiendo cómo se puede premiar como buena una cosa pensada para un uso y que sus destinatarios no utilizan. ¿Tu si?

    • egbueno dice:

      Ramiro, no opino yo que unos sean muy buenos y otros muy malos. Creo que unos (p) están ahí y están para impulsar los parametros básicos que miden la calidad y el bienestar de una economía, como son el empleo, la innovación y la generación de riqueza, y los otros (r), que solo debieran estar para garantizar que se respeten los principios de la competencia, están, a estas alturas, impidiendo que empresas de la importancia de los operadores europeos hagan su trabajo para bien de todos. Opinio que la fortaleza de los países está en sus empresas, que EEUU es lo que es porque cuenta con Boeing, IBM, Microsoft…ya ahora Google, Facebook,…. Creo que, entre esas grandes empresas que demuestran las fortalezas de los países y ayudan al desarrollo económico y social, están los operadores de telecomunicaciones como responsables de la existencia de las infrestructuras. Al menos en España el papel de Telefónica hubiera sido de mucho mayor calado si le hubieran dejado, y estaríamos mucho más alto en nuestro incorporación a la SI. Ramiro, llevamos ¡doce años! bajando precios, y ya es hora de que unos (r) se vayan quitando de en medio y solo garanticen que se respetan los principios de la libre competencia, y los otros (p) puedan dedicarse a poner en práctica actuaciones de apoyo a la creación de empleo, innovación y generación de riqueza en nuestro sector.

      • Ramiro Cortés dice:

        Enrique, dices que no opinas que unos sean muy buenos y otros muy malos, pero sin embargo en ambos escritos te refieres a (r) como los culpables.
        Creo, como tu, que las grandes y también las PEQUEÑAS empresas BIEN GESTIONANDAS demuestran la fortaleza de los paises. Ninguna de las empresas que mencionas las ha creado el Estado y seguro que todas han tenido algún enfrentamiento con los correspondientes entes reguladores. Si mal no recuerdo la Bell -en nuestro sector- se convirtió en 7 babies.
        Por otra parte, todas las que mencionas se han hecho grandes de verdad cuando salieron de su excelente mercado local.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: