¿MÁS DE LO MISMO?

En una nueva demostración de que las cosas no cambian, la UE vuelve a imponer a las grandes operadoras europeas la compartición de sus redes, todas, las de fibra óptica y última generación también, con sus competidores. Ver El Economista

Volvemos, así, al más de lo mismo que nos ha llevado a la triste situación en que se encuentran las telecomunicaciones europeas.

Es curioso que, en defensa de la competencia, pueda destrozarse, como se está haciendo, todo lo demás.   Y que las operadoras europeas, machacadas por sus organismos reguladores nacionales, no puedan actuar como lo que deberían haber sido: auténticos motores de la innovación, del empleo y de la industria en cada uno de sus respectivos países.

En el fondo, a los organismos reguladores de turno esto les importa poco.  No están para preocuparse ni por el empleo, ni por la innovación, y menos por la industria cercana.  No les pagan por ello. A los presidentes de estos organismos y a sus consejeros  se les pide que piensen en la competencia, y en la “defensa del usuario”. De lo demás, que se preocupen otros.  Ante el desaguisado que están creando, miran para otro lado. (De triste recuerdo es esa imagen mediática de la anterior Comisaria de la Sociedad de la Información como “azote de la operadoras”).

Lo malo es que la forma de actuar de los reguladores europeos, que dura ya más de una década, ni está generando competencia, ni, con sus decisiones, facilitan la llegada de nuevos actores al sector, ni defienden al usuario como ciudadano.  Sus decisiones suponen que ese usuario que se ahorrará unos céntimos en su factura telefónica, si es que se los ahorra, sufra un paro y una crisis de la que ayudarían a salir empresas operadoras fuertes, innovadoras y generadoras de inversiones, de las que ahora necesitamos muchas y no las tenemos.

Esto de la regulación empieza a ser ya un auténtico suplicio, que nos afecta a todos, y no solo a los márgenes de las operadoras.  Hemos creado unas estructuras, teóricamente independientes de los gobiernos, que toman decisiones que generan una cadena de conflictos que, al final, van en contra de nuestros intereses como ciudadanos.  Y ahora no hay quien les pare, no hay política pública que les ponga en su sitio, que valore las consecuencias, que vea la economía en su conjunto, y que decida qué es lo mejor para nuestro país.

A más de un consejero del regulador español, teleco y amigo, le he oído decir que están para lo que están, y que lo otro es responsabilidad de terceros.  A mí, sinceramente, me costaría estar en su piel, y ver cómo, por las decisiones que ellos toman, los operadores no invierten, y el sector se paraliza, precisamente en un periodo histórico en el que se echa de menos empresas que dinamicen, con sus inversiones, una economía maltrecha.

Menos mal que tenemos un rayo de esperanza: LA CMT HA PUESTO EN CUARENTENA LA DECISIÓN DE BRUSELAS.  Ver Cinco Días.   La CMT estudiará “en profundidad” la recomendación europea de que los grandes operadores den acceso a los rivales en sus redes de nueva generación de fibra óptica. Algo es algo.
Veremos en qué acaba. Ojalá sea el principio de que las cosas cambien. Pero que quede claro que en tanto no cambiemos de modelo,  y se hagan las cosas de otra manera, que se beneficie al inversor y se penalice al rácano, no saldremos adelante, y ya hemos perdido mucho tiempo.

Después veremos si las operadoras están a la altura de las circunstancias y no son ellas las que miren para otro lado. Pero lo primero es lo primero: que en este sector las empresas estén libres de ataduras, igual que lo están las de otros sectores a la hora de tomar decisiones.

Acerca de egbueno
Aunque no todo el mundo es consciente, nuestro sector, el de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, ha sufrido un auténtico descalabro en la última quincena de años, con graves consecuencias para todos. Con una irreparable caída del empleo, especialmente el de calidad, una desaparición de la industria, que se nos ha ido a otras latitudes, y una innovación inexistente, el panorama no puede ser más preocupante. Con más de treinta años trabajando en este sector, en algunas ocasiones en puestos de cierta responsabilidad, este servidor también ha sido, guste o no, y en buena parte, uno de los responsables. Asistimos además, y en términos generales, a una degradación de nuestra sociedad, con el triunfo del capitalismo más ramplón, y, en consecuencia, unas diferencias sociales cada vez mas insostenibles, de lo que somos todos responsables. Intento tratar en este blog tres cosas: -Comunicar, con este blog, mi visón crítica y ordenada de dónde estamos, qué ha sucedido y qué sucede en el sector de las TIC, y dar mi versión objetiva y, espero, formada, de la realidad. -Reflexionar sobre la deriva de nuestra sociedad hacia un modelo socialmente insostenible, que ahonda las diferencias entre unos y otros hasta límites que los que ahora sobrepasamos los sesenta nunca creímos que se llegara. -Informar sobre lo que se cuece en el Comité sobre la SI del IIE que presido, con el objetivo de que, quien me siga, pueda participar. Ingeniero de Telecomunicación, ahora presido el Comité de Sociedad de la Información del Instituto de Ingenieros de España. Fue, además, un placer y un orgullo haber pasado antes por Ceselsa e Indra como Director de Relaciones Institucionales, por ANIEL, ahora AMETIC, como Vicepresidente, por la Agencia EFE como Director Gerente, por el COIT como Decano-Presidente, por la AEIT como Presidente y por la ANECA como miembro de su Consejo Asesor.

4 Responses to ¿MÁS DE LO MISMO?

  1. Ramon Palacio dice:

    Sin entrar en todos los detalles, comparto tu punto de vista y tu preocupación, Enrique.
    Todos estamos de acuerdo en que necesitamos redes de nueva generación, para servicios fijos, nómadas y móbiles, y tenemos un modelo de mercado liberalizado en el que invierten las operadoras.
    No es de recibo hipotecar las inversiones (futuras) de los operadores.
    Y si el modelo no es bueno (que no lo es), seamos valientes y definamos que las redes son monopolio natural, que puede explotarse mediante concesión administrativa, y separemos redes y servicios, y que la competencia sea exclusivamente en servicios.

    • egbueno dice:

      Ramón, me temo que eso hubiera sido una buena decisión al principio de la liberalización. Ahora me parece un poco tarde; creo que sería muy complicado, con demasiados intereses en juego.
      Creo más en que los operadores le den “valor al bit”, y, sobre todo, y para empezar, que el regulador levante el pié del acelerador y que se vaya retirando.

  2. amfumero dice:

    En parte, el problema que dificulta el necesario cambio de modelo es el hecho de que se ha separado de la brillante superficie de la Web 2.0 el creciente conjunto de técnicas y tecnologías que hacen posible que el otrora olvidado usuario final, a veces cliente, consumidor e incluso ciudadano, se convierta en protagonista mediático de la realidad socioeconómica que estamos inventando entre todos.

    Ya no nos vale la “simple” distinción entre redes y servicios: la sola consideración de la evolución seguida por la cadena de valor de un hipersector que se desintegra por momentos nos coloca (desde el punto de vista de las Telcos) en una posición de partida difícil para aprovechar las tendencias en innovación abierta y de producto que han popularizado los actores nativos de la Red… ¿o es al contrario?

    En el escenario en que nos movemos la innovación en producto está por inventar y no creo que las soluciones que se barajaban antaño, mientras se le daba forma a una liberalización que, sin duda, se podía haber hecho con más cabeza, sirvan apenas para entretener al circo mediático y de influyentes de todo a cien que pululan alrededor de los reguladores.

    Aun tienen mucho que aprender las Telcos para llegar a tratar a la creatividad como algo normal, “como algo que hay que hacer” -tal como afirmaba, creo recordar, Ferrán Adriá. La innovación, tan manida y tan poco asimilada, es la única que les puede sacar del pozo de la incomprensión en el que se hallan sumidas; no las medidas regulatorias porque, tal como decía Enrique, a los reguladores no les pagan para eso.

  3. egbueno dice:

    Antonio: yo sobre esto de la innovación soy muy esceptico. Donde no hay empresas generadoras de producto, es dificil que haya innovación. El que, cada año, COTEC se queje de lo mismo, y que las estadísticas reflejen siempre que la I+i que se produce proviene, al revés que en otros países, del sector público más que del privado, es propio de un país con nuestro perfil.
    Pero que, en un sector donde esto sería posible, se pongan piedras en las ruedas de quien debieran ser los dinamizadores de todo ello, es decir, de los que deberían estar generando fuertes inversiones que activaran industria e innovación, los opradores de telecomunicación, es imperdonable. Creo que toda innovación fuerte y sostenida estará en la picota hasta el regulador levante el pié del acelerador y se vaya retirando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: