QUIEN NO CONOCE LA HISTORIA, ESTÁ CONDENADO A REPETIRLA

Durante la presentación del libro de Miguel Vergara, Javier Nadal destacó que recogía el periodo entre las dos últimas crisis, la de las empresas “.com” y la que ahora padecemos.  Reflexión que me animó a escribir esta entrada.

Por cierto, el libro de Miguel podéis leerlo aquí Crónicas de un teleco impenitente.

Es mi opinión que las crisis que ha sufrido nuestras telecomunicaciones tienen poco que ver, aunque estén relacionadas, con la que sufrieron las punto.com o la actual.  Y que es un error pensar que lo estuvieron, pues distorsiona la realidad e impide sacar conclusiones que nos sean útiles para el futuro de nuestro sector, que tiene peculiaridades específicas que no tiene el conjunto de la sociedad.   

Como nos recordó Bonaparte, “aquel que no conoce la historia está condenado a repetirla”, y es bueno que sepamos los orígenes de “nuestras” crisis para sacar conclusiones y modificar modelos. Saber porqué las cosas están como están, qué ha pasado para que estemos como estamos.

La  crisis de las empresas “.com” se inició en 1999, con la desconfianza generalizada sobre unos resultados de las empresas, y un retorno de las inversiones, que no llegaban. Entre  Marzode 2000 y  Octubrede 2002, el Nasdaq de Nueva York perdió un 70% .

 Pero la que sufrieron las operadoras de telecomunicación no tuvo su origen en esta desconfianza hacia las empresas que habían surgido al amparo de Internet, aunque algún efecto colateral existiera.

La que provocó una parálisis inversora como no se recordaba antes por parte de las operadoras europeas fue provocada por los gobiernos europeos cuando, ávidos de ingresos para las arcas públicas, descubrieron una gran oportunidad con la concesión de licencias de UMTS.  Aunque más bien habría que decir que la concatenación de hechos, que llevó finalmente a la crisis, fue la siguiente: 1. Pelotazo de los gobiernos a costa de los operadores de telecomunicación, que eran precisa y paradójicamente los que estaban llamados a liderar el despegue tecnológico de Europa. 2. Asunción, por parte de las empresas, de que la única forma de estar en el mercado era conseguir una licencia, lo que suposo que se endeudaran hasta las cejas. 3. Reducción drástica de los gastos y de las inversiones para hacer frente a los compromisos adquiridos y recuperar la cuenta de resultados (lo que entonces se llamó “hacer los deberes).  4. Crisis en el sector ante la inexistencia de inversiones, contratos y actividad económica (lo que se llamó pasarle la pelota al resto de la cadena de valor).

Eso fue lo que paso en el año 2000.  Que coincidiera con la ruptura de la burbuja de las “.com” no quiere decir que esa haya sido la causa. Lo que deberíamos aprender es la poco estimulante  influencia de los poderes públicos en nuestro sector, que siempre han visto en las empresas de telecomunicaciones una fuente de ingresos para las arcas públicas, y casi solo eso. Lo demuestra la enorme cantidad de tasas que les llueven desde todas las administraciones en España, que no detallo para no alargarme, y el intento fallido de hacer que financien parte de la televisión pública. Deberíamos haber sabido, en 2000, que estábamos penalizando a unas empresas que estaban llamadas a tirar del tren del progreso, y que pasaron a posiciones conservadoras hasta que reordenaran sus cuentas de resultados. Y ahora no olvidar que esto fue así para no seguir tropezando en la misma piedra.

Esa fue la primera crisis.

La segunda está ocasionada por el modelo regulatorio que estamos siguiendo.  Lo que, al principio, fue razonable y soportable, y lógico, al cabo de los doce años se convierte en barrera infranqueable para quien quiere obtener beneficios a sus inversiones, que es lo razonable. No es la crisis mundial que vivimos la que genera la crisis en nuestro sector. Aunque la demanda haya bajado, es el descenso impuesto de precios y la obligación de compartir redes, sean estas cuales sean, lo que genera la contracción inversora que padecemos.

En este cuadro, INVERSIÓN EN EL SECTOR Y TASA DE VARIACIÓN INTERANUAL que recoge las inversiones en los últimos doce años, se aprecia con nitidez lo anterior, tanto la primera crisis como la segunda.  

Así que seamos serios: no estamos en Europa apostando por este sector para liderar, a nivel mundial, la tecnología y la sociedad digital. Más bien lo contrario.  Las crisis las provocamos nosotros.  ¿Algún día apoyaremos en Europa a nuestras empresas, dejaremos de “azotarlas”, las dejaremos que operen sin trabas y que generen ingresos para el Estado vía beneficios, empleo, innovación,  inversiones e industria como debe ser?  Otra cosa es que, a continuación, las empresas respondan. Pero eso viene después.

About these ads

Acerca de egbueno
Nuestro planeta ha sufrido los efectos negativos de nuestra actividad de forma especial e intensa durante los últimos cincuenta años. Este humilde servidor, con más sesenta habitándolo, ha sido, sin duda, uno de los culpables. Aunque no todo el mundo es consciente, nuestro sector, el de las Telecomunicaciones y la S.I., ha sufrido un descalabro en la última decena de años, con graves consecuencias para todos. Con más de treinta años trabajando en él, en algunas ocasiones en puestos de cierta responsabilidad, este servidor también ha sido uno de los culpables. Intento tratar en este blog tres cosas: -Comunicar, con este blog, mi visón crítica y ordenada de dónde estamos, qué ha sucedido y qué sucede en este sector, y dar mi versión objetiva y, espero, formada, de la realidad. -Reflexionar sobre el papel de los medios de comunicación en la SI -Informar sobre lo que se cuece en el Comité sobre la SI del IIE que presido, con el objetivo de que, quien me siga, pueda participar. Ingeniero de Telcomunicación, ahora presido el Comité de Sociedad de la Información del Instituto de Ingenieros de España, y soy profesor asociado de ESIC. Fué, además, un placer y un orgullo haber pasado antes por Ceselsa e Indra, por AETIC como Vicepresidente, por la Agencia EFE como Director Gerente, por el COIT como Decano-Presidente, por la AEIT como Presidente y por la ANECA como miembro de su Consejo Asesor.

One Response to QUIEN NO CONOCE LA HISTORIA, ESTÁ CONDENADO A REPETIRLA

  1. Mi estimado Enrique Gutiérrez Bueno un aporte bastante elocuente y objetivo el texto que nos proporcionas sobre esta idea, las últimas crisis la de las empresas “.com” definitivamente el ser humano es tan visceral que no aprendemos las veces que sean, solo me gustaría si me lo permites aportar algo a tu texto al comentar que la frase celebre que nos compartes y de verdad con una profundidad que mas que otra cosa si nosotros entendiéramos y predicáramos este seria otro mundo “aquel que no conoce la historia está condenado a repetirla” se le atribuye a Napoleón Bonaparte la cual podría ser una interpretación de una frase que si dijo “Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.”
    Pero quien si dijo la frase “Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo” fue el celebre poeta y filósofo español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana y esa es la frase escrita en la entrada del bloque número 4 del campo de Auschwitz I, en polaco y en inglés:
    Kto nie pamięta historii, skazany jest na jej ponowne przeżycie.
    The one who does not remember history is bound to live through it again.
    Tristemente se le atribuye a Napoleón, Marx u otros. El buen poeta y mejor pensador quedó en el olvido para su propia creación por ser español y haber publicado en inglés.
    Honor a quien honor merece.
    Ricardo Rodríguez.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: