TENER CONOCIMIENTO DE CAUSA

Según el diccionario, tener conocimiento de causa es saber los motivos o razones que explica o justifican un comportamiento.

Sabido es que los problemas son como poliedros, que tienen varias caras. Por desgracia, cada uno ve la cara que más le interesa o afecta y lo solucionaría de una forma concreta, la suya.  Cuanto más complejo es un problema, más caras tiene, y más difícil es conocer el conjunto y poder opinar con conocimiento de causa.

Siempre me ha llamado la atención el gran desconocimiento que tienen los ciudadanos sobre nuestro sector, con los conformadores de opinión a la cabeza.  Se echa en falta cierta labor pedagógica, una mayor y mejor explicación de las razones y los motivos por los que se toman decisiones que nos afectan a todos, porqué las cosas son como son, especialmente en lo relativo a política de telecomunicaciones.

En Santander, origen de la actual actividad mediática, se habla a un auditorio experto, con conocimiento de causa, que sabe lo que hay detrás de los anuncios que año tras año se dejan caer desde los operadores. Anuncios que, recogidos tal cual por los medios, y lanzados a una opinión pública no experta, sin conocimiento de causa,  acaban generando alarma y preocupación.  

Durante los años en que fui decano del COIT, tuvimos que tratar de explicar a la sociedad la nula nocividad de la telefonía móvil en la salud. Vano intento en la inmensa mayoría de los casos; se trataba de colectivos profundamente convencidos de sus ideas, no dispuestos a escuchar ni a cambiarlas, y seguros de que los operadores les estaban engañando y que solo querían ganar dinero incluso a costa de la salud de los ciudadanos.

Quede claro que los operadores van a ganar dinero, y que, en mi opinión, a costa de los que sea y en exceso, con grave perjuicio para el conjunto de la sociedad, como ya he dejado claro en estas mismas páginas.  Pero eso, aunque de forma más humilde y humana, sucede con cualquier empresa. El taxista pretende lo mismo, y el farmacéutico o el pequeño empresario.

Esa es la cara que ven los ciudadanos, la de los excesivos beneficios y pretendidos abusos,  insisto que con los conformadores de opinión a la cabeza, que, con demasiada ligereza, descalifican a las operadoras como causantes de todos los males. Probablemente sería bueno que las empresas reflexionasen sobre porqué sucede esto, sobre si no están dando pié, con su actuación, a que opinen así al resto de los mortales.

Hace poco leí un editorial de un periódico de gran difusión que dedicaba su editorial al precio de Internet, opinión surgida al rebufo del encuentro de Santander. http://www.elpais.com/articulo/opinion/precio/Internet/elpepiopi/20100902elpepiopi_2/Tes

Me decepcionó y me preocupó que no fuera al fondo del problema. Me llamó la atención el final del mismo “…..este derecho (el del acceso universal a Internet) también supone precios asequibles y el reto está en combinar ello con la necesidad de disponer de capacidad inversora para mejorar las redes….” Ese es el problema, ahí debiera empezar el editorial. Pero ahí acaba. Y el ciudadano pierde una nueva oportunidad para conocer, de forma ordenada, porqué es tan difícil que, en el actual entorno, se disponga de ganas de invertir, que no es lo mismo que tener capacidad inversora, sobre lo que volveré en este blog. Porque posicionarse en el mercado brasileño es invertir, pero no en redes, y menos aquí.

Y hace poco leí en Expansión una columna de Enrique Dans, experto y muy seguido blogero, y, por tanto, conformador de opinión, sobre el tema en cuestión.  http://www.expansion.com/blogs/dans/2010/09/02/telecomunicaciones-y-mentiras.html

Estando de acuerdo con algunas de sus tesis, peca de ver, de nuevo, una única de las caras del problema. Arremeter contra los operadores, sin reconocer la dificultad del entorno, es ser parcial, y no ayuda. Sorprende leer “La respuesta debe incluir un control férreo del mercado que evite la oclusión de precios, que lo obligue a funcionar como un mercado real, a pesar de ser un mercado en el que todos son clientes de todos y todos se acuestan con todos”. Un mercado férreamente controlado y, como el de las telecomunicaciones, férreamente regulado, nunca será un mercado real, y ahí está el problema. La cara que falta es la que deja la duda de que sean los operadores los únicos culpables, de que no sea, como creo que es, la forma en que se ha regulado en Europa otra de las cosas que han fallado estos doce años.

About these ads

Acerca de egbueno
Aunque no todo el mundo es consciente, nuestro sector, el de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, ha sufrido un auténtico descalabro en la última quincena de años, con graves consecuencias para todos. Con una irreparable caída del empleo, especialmente el de calidad, una desaparición de la industria, que se nos ha ido a otras latitudes, y una innovación inexistente, el panorama no puede ser más preocupante. Con más de treinta años trabajando en este sector, en algunas ocasiones en puestos de cierta responsabilidad, este servidor también ha sido, guste o no, y en buena parte, uno de los responsables. Asistimos además, y en términos generales, a una degradación de nuestra sociedad, con el triunfo del capitalismo más ramplón, y, en consecuencia, unas diferencias sociales cada vez mas insostenibles, de lo que somos todos responsables. Intento tratar en este blog tres cosas: -Comunicar, con este blog, mi visón crítica y ordenada de dónde estamos, qué ha sucedido y qué sucede en el sector de las TIC, y dar mi versión objetiva y, espero, formada, de la realidad. -Reflexionar sobre la deriva de nuestra sociedad hacia un modelo socialmente insostenible, que ahonda las diferencias entre unos y otros hasta límites que los que ahora sobrepasamos los sesenta nunca creímos que se llegara. -Informar sobre lo que se cuece en el Comité sobre la SI del IIE que presido, con el objetivo de que, quien me siga, pueda participar. Ingeniero de Telecomunicación, ahora presido el Comité de Sociedad de la Información del Instituto de Ingenieros de España. Fue, además, un placer y un orgullo haber pasado antes por Ceselsa e Indra como Director de Relaciones Institucionales, por ANIEL, ahora AMETIC, como Vicepresidente, por la Agencia EFE como Director Gerente, por el COIT como Decano-Presidente, por la AEIT como Presidente y por la ANECA como miembro de su Consejo Asesor.

4 Responses to TENER CONOCIMIENTO DE CAUSA

  1. adomon dice:

    Veámos Enrique, entiendo que te posicionas en defensa de los operadores y les exculpas de sus pecados de falta de inversión en Europa / España y de oferta servicios cuanto menos manifiestamente mejorables, porque la regulación en Europa ha fallado.

    Iluminando otro lado de este poliedro afirmo que en España (y en bastantes países de Europa) faltan empresarios innovadores de altura . Y nuestras infotecnologías se resienten por ello.

    Suerte tenemos de tener una Telefónica (recomiendo, por cierto, la conferencia ena la UIMP de J. Santiso de Telefónica LATAM que puede encontrarse en http://bit.ly/aaUuIX vía @sandopen). Pero a pesar de su flexibilidad empresarial, en “casa” demuestra tics de vieja PTT. Y sus clientes lo sufrimos.

    Cierro aquí mi comentario con esta pregunta ¿quién tiene culpa de que en España no prosperen empresas innovadoras en infotecnologías

  2. egbueno dice:

    Adolfo: Que quede claro que no soy ningún defensor de los operadores, más bien soy un damnificado, como explicaré en el blog en breve. Pero sí creo que aporto una visión de conjunto y objetiva sobre lo que está sucediendo, frente a quienes hacen lo que resulta más fácil: echar la culpa de todo a los operadores. Creo que Telefónica se está equivocando, pero su actitud esta justificada y soportada por decisiones que le son ajenas y que enturbian lo que debería ser, al cabo de doce años, un meracdo que, por fin, recompensase al que inviertiese y penalizase al que no lo hiciera.
    Dices que faltan empresarios en el sector. Cada gran empresa o empresas en otros sectores son motores de demanda y, en consecuencia, generadores de innovación e industria en su entorno. Así sucede con las eléctricas (sector en que las tarifas no han djado de crecer), con el Metro de Madrid, con las nucleares, o con Renfe, por dar algunos ejemplos. Alrededor de ellas existe industria suministradora española y, en ese caldo de cultivo, emprendedores. Por que saben que hay oprtunidades y negocio. Nada de esto sucede en nuestro sector, donde quien hubiera debido jugar ese papel ha optado por comprar fuera lo que hubiera podido ser desarrollado en España, o, en último caso, en Europa. Hasta se ha llevado su central de compras a Frankfurt. En esas condiciones, es muy dificil que haya emprendedores en la medida en que debiera. Por eso, contestando a tu pregunta, es muy complicado que se den empresas innovadoras en infotecnologías, a pesar de que, como sucede en el desierto, aparezcan esquejes donde uno menos se lo espara.
    Opino, finalmente, que Telefónica no tiene ningún tic de vieja PTT, sino todo lo contrario.

  3. adomon dice:

    Enrique, estoy muy de acuerdo contigo en que el traslado de Telefónica Compras Globales a Munich no ayuda a promover la industria española (o lo que quede de ella) ni a favorecer un caldo de cultivo de emprendedores. Aunque ya desde hace muchos años que nuestra gran empresa global compra a empresas de fuera antes que “en casa”.

    Sobre los tics de vieja PTT me refiero a historias como Infovía, Terra, Noxtrum y Kekeke.
    ¿Pasará lo mismo con la recién comprada Tuenti?

    ¿Por qué en España no surgen y prosperan empresas como Cisco, Nokia, Samsung o incluso como Huawei? Cada una en su estilo, tienen elementos de los que en España se puede aprender mucho.

  4. Efectivamente, tal como dice Enrique en su entrada, se echa en falta cierto conocimiento de causa en el rol de generador de opinión que han adoptado algunos colegas al calor de la popularización de cierto fenómeno de socialización de esas infotecnologías.

    No creo, sin embargo, que buscar culpables o identificar errores manifiestos en la historia económica y empresarial reciente de nuestro entorno ayude a promover un verdadero esfuerzo de reflexión constructivo y crítico.

    Me parece que una “faceta” especialmente brillante de ese poliedro, que se parece más a una “bola disco” que a un alarde geométrico, es la educación, la formación y los procesos de aprendizaje a que se han visto sometidas las personas que toman decisiones en el escenario socio-económico actual.

    La Universidad, por poner un ejemplo cercano, debería tener -a tenor de su propia definición- un papel relevante en el desarrollo económico de una sociedad; sin embargo eso no ocurre en un país como el nuestro en que, de la misma manera que hemos conseguido que los jóvenes tengan la percepción de que la única vía hacia una formación profesional -y no pongo el adjetivo por casualidad- útil es la Universidad, también estamos transmitiendo de alguna forma que tod@s debemos ser “emprendedores” en su significación más empresarial ¿Por qué ocurre esto?

    ¿Por qué ocurre, volviendo al argumento de Enrique en su entrada, que habiéndose suscitado el interés internacional en varios foros por la “educación en la cultura digital”, la inmensa mayoría de los esfuerzos comprometidos e iniciativas lanzadas no cuenta con infoprofesionales “con conocimiento de causa” involucrados en sus equipos?

    Insisto, no busco culpables, ni errores ajenos: intento suscitar el diálogo crítico, escéptico y constructivo que normalmente reuyen los creadores de opinión profesionales :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: